¿Qué es el síndrome braquiocefalico?

El síndrome braquicefálico es un conjunto de cambios anatómicos que se da en perros de razas braquiocefálicas (Bulldog Inglés, Bulldog Francés, Boxer, Boston Terrier, Pekines, Carlino y Shih Tzu) y en otros perros y gatos de nariz chata, como Cocker Spaniel y Shar-Pei, y Persa o Himalaya.

Los principales componentes del síndrome incluyen narices estenóticas, prolongación del paladar blando y eversión de los sáculos laríngeos. Estos cambio anatómicos suponen un estrechamiento de las vías respiratorias superiores reduciendo la capacidad respiratoria.

Síntomas:

Los principales signos son dificultad respiratoria, estridor (ronquidos), respiración por la boca, que empeora con el ejercicio, disminución de la tolerancia al ejercicio y al estrés, y en casos avanzados, cianosis, hipertermia y colapso.

La elongación del paladar blando es la alteración más frecuente que consiente en la introducción de un trozo de paladar blando libre en el orificio laríngeo en el proceso inspiratorio interfiriendo en la función.

Cuando se dan la elongación de paladar blando junto con la estenosis (estrechamiento) de los ollares de la nariz, se agrava el problema de obstrucción llevando al paladar blando dentro de la laringe con mayor profundidad. El roce del paladar que se produce dentro de la laringe durante los movimientos respiratorios puede producir edema e inflamación en la mucosa del paladar y de la laringe, lo que provoca un aumento en su grosor, aumentando de este modo el síndrome obstructivo. La eversión de los ventrículos laríngeos es el primer estadio del colapso laríngeo.

Si la dificultad respiratoria y el aumento del esfuerzo inspiratorio prosigue, los cartílagos laríngeos se seguirán debilitando, produciendo estadios cada vez más graves de colapso laríngeo hasta obstruir la glotis por completo en cada inspiración

Diagnóstico:

El diagnóstico esta basado en el historial del animal, en los signos clínicos (síntomas) y en el examen físico, y como métodos complementarios y confirmatorios, la endoscopia y radiografías de las vías respiratorias. Sedaremos al animal para observar bien la longitud del paladar. La resección temprana del paladar blando mejora el pronóstico y evita en gran medida cambios más graves como el colapso laríngeo (cierre de la larínge durante la inspiración).

Tratamiento:

El tratamiento consiste en la corrección quirúrgica de los orificios nasales estenóticos, resección del paladar blando elongado, resección de los sáculos laríngeos evertidos y posibles técnicas de abducción laríngea si se presentase parálisis laríngea.

El pronóstico dependerá de la edad, raza y estadio de la enfermedad en la que nos encontremos pero en general tiene buen pronóstico.

Conclusión:

Que de siempre hayamos escuchado a determinadas razas roncar, respirar mal, cansarse al correr, agotarse con el calor en verano o simplemente tener vómitos esporádicos no significa que sea normal o gracioso. Hay que evaluarlos y tratar la causa para así poder disfrutar mucho mas de nuestro pequeño compañero.

Con las nuevas técnicas y una buena anestesia no hay que tener miedo a esta cirugía, pero sí hay que tener miedo a que le de un golpe de calor en verano o que se ahogue un día al comer.

Entra y pregunta por el síndrome braquiocefálico, dale calidad de vida a tu mascota.

teléfono: 923018101

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *