El shunt porstosistémico es una patología con manifestaciones clínicas muy variadas, entre las cuales predomina la encefalopatía hepática.

Hoy vamos a hablar del Shunt portosistémico congénito que es una comunicación vascular anómala entre las circulaciones portal y sistémica, pudiendo ser intrahepática o extrahepática, y siendo esto una anomalía hereditaria. En perros esto supone el 70% de los casos. Las razas predispuestas son el Yorkshire terrier y el Schnauzer miniatura, entre otros. Las comunicaciones se pueden dar entre la vena porta y la cava; vena porta y vena ácigos o vena porta y vena frénica.

El 80% de perros con shunt portosistémico presentan síntomas neurológicos, concretamente cuadros de encefalopatía hepática, caracterizados por síntomas inespecíficos como anorexia, depresión, pérdida de peso, letargo, náuseas, fiebre, hipersalivación, vómitos y diarrea. Una bajada de peso y habitualmente síntomas gastrointestinales (60% de nuestros pacientes). Debido además a que estos animales presentan alteraciones hepáticas, tendrán intolerancia a ciertos fármacos.

En perros con un cuadro de encefalopatía hepática podremos observar cualquier síntoma neurológico, pero principalmente veremos temblor, ataxia, histeria, demencia, cambios de comportamiento, marcha en círculos, presión de la cabeza contra la pared, ceguera o convulsiones. En ocasiones se pueden dar episodios agudos de encefalopatía hepática, pudiendo sufrir el animal crisis convulsivas o episodios comatosos, lo cual supondría una emergencia médica, ya que si este estado se prolonga se producirían daños cerebrales irreversibles.

El diagnóstico se realiza en primer lugar, con una anamnesis completa y un correcto seguimiento de la historia clínica de nuestro paciente, en la que podremos observar por ejemplo signos neurológicos recurrentes; para su confirmación debemos visualizar la comunicación vascular anómala mediante técnicas de diagnóstico por imagen como ecografía, portovenografía o angioTAC.

En este caso, el tratamiento incluye la ligadura total o parcial del shunt que podría suponer la curación total del animal, aunque hay riesgos asociados a esta cirugía ya que podría generarse una hipertensión portal secundaria y un shunt adquirido con la vuelta de los signos clínicos.

www.centroveterinariolasalle.com

centroveterinariolasalle@gmail.com

https://www.facebook.com/cvlasalle/

https://www.instagram.com/centroveterinariolasalle/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *