El mastocitoma canino es el tumor cutáneo más frecuente en perros siendo las razas braquiocefálicas más predispuestas a desarrollar este tipo de tumores. Los Bóxer tienen más riesgo de padecer este tumor, otras razas con alta incidencia son Bullterrier, Labrador, Cocker, Golden Retriever, Pitbull y Sharpei. Es más frecuente su presentación en perros de edad avanzada (edad media 8-10 años), aunque se ha descrito en perros jóvenes

 

La causa de los mastocitomas en el perro es desconocida. En raras ocasiones se han asociado a inflamaciones crónicas y a sustancias irritantes.

 

Suelen aparecen en el tronco (50%), en las extremidades (40%) y menos comunes en la cabeza y cuello (10%).

 

El mastocitoma puede aparecer como cualquier tipo de lesión cutánea primaria o secundaria incluyendo máculas, pápulas, nódulos o tumores, y puede ser indiferenciable clínicamente de un lipoma subcutáneo.

 

Todos los mastocitomas son potencialmente malignos debido a su capacidad de metastatizar. Las metástasis ocurren en ganglios, bazo, hígado y médula ósea. Cuando se afectan estos órganos se conoce como el nombre de mastocitosis sistémica.

 

Se diagnostica mediante citología de la punción y aspiración con aguja fina. Son tumores de células redondas, de tamaño medio a pequeño, con una cantidad moderada de citoplasma y un núcleo redondo en posición central. Poseen gránulos intracitoplasmáticos uniformes y redondos que se tiñen dando un color púrpura.

 

En mastocitomas bien diferenciados las células presentan un elevado número de granulaciones de gran tamaño, lo que puede dificultar la evaluación del núcleo. Si el mastocitoma es menos diferenciado, los gránulos son menores y aumenta el pleomorfismo celular.

 

El diagnóstico del mastocitoma se realiza en la mayoría de los casos mediante citología, pero aun así es necesario realizar una biopsia para la estadificación histológica, teniendo en cuenta la morfología celular y el grado de afectación de los tejidos subyacentes.

 

Desde el punto de vista histopatológico, los mastocitomas se clasifican en tres categorías:

-bien diferenciado (grado 1): la extirpación quirúrgica suele ser curativa.

-moderadamente diferenciado (grado 2)

-poco diferenciado (grado 3): presentan metástasis tempranas.

 

 

 

Debido a la capacidad de metastatizar del mastocitoma es necesario realizar las siguientes pruebas:

-analítica sanguínea y urinaria

-toma de muestras de ganglios linfáticos. Si no hay afección ganglionar es muy poco probable que bazo, hígado y medula ósea estén afectados.

-radiografías torácicas y ecografía abdominal

La extirpación quirúrgica completa es el tratamiento de elección para los mastocitomas de grado 1 y 2 sin evidencia de metástasis. Antes de la cirugía se recomienda el tratamiento con bloqueantes de los receptores H1 y H2. Se deben realizar la escisión quirúrgica con márgenes de 2-3 cm.

 

Centro veterinario la Salle

Telefono: 923018101

Urgencias:685417402

Sanchez Rojas, 4. 37008 Salamanca.

www.centroveterinariolasalle.com

centroveterinariolasalle@gmail.com

https://www.facebook.com/cvlasalle/?ref=settings

https://www.instagram.com/centroveterinariolasalle/?hl=es

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *