Técnica que consiste en aplicar al organismo energía  luminosa para facilitar y estimular su actividad bioquímica celular.

CARACTERÍSTICAS Y EFECTOS:
La luz láser es una luz monocromática y coherente que se desplaza con una longitud de onda determinada, medida en nm. Para la utilización laser terapéutica, esta longitud de onda oscilará entre 660-970 nm.

Estas longitudes de onda son absorbidas por los cromóforos del cuerpo (Hb, agua, Cu…) determinando así sus efectos: aumento de la circulación local, oxigenación celular más eficiente y mejor metabolismo celular.

FUNCIONALIDAD CLÍNICA
Circulación
La primera premisa para lograr una terapia láser eficaz, es aumentar la cantidad de oxígeno disponible para cada célula. Conseguimos este objetivo aumentando la circulación sanguínea, pues son los glóbulos rojos los encargados de transportar oxígeno a las células. Podríamos aumentarlo elevando la frecuencia cardiaca y la temperatura corporal, pero esto no entra dentro del concepto de laserterapia; para conseguir gradientes de temperatura a nivel local, es decir, diferencias de temperatura a nivel molecular, que crean potenciales que permiten fluir las células sanguíneas.

Efectos en los tejidos:
Los efectos terapéuticos del laser se traducen en: analgesia, mejoría de todas las fases de cicatrización, reparación de heridas y problemas mucocutáneos, efecto antiinflamatorio, reducción de edema, mejora de osteogénesis y de la funcionalidad nerviosa.

A nivel fisiológico, observamos migración de fibroblastos y aumento de la formación de colágeno, más del tipo I que del tipo III, por lo que mejora la cicatrización. Se aumentan los procesos de angiogénesis, la motilidad de los queratinocitos y la actividad de los macrófagos.
La capacidad antiinflamatoria de este tratamiento se ve potenciada por una serie de factores que desencadena, como son el aumento del drenaje linfático y la actividad de los macrófagos, y la disminución de mediadores antiinflamatorios asi como la hipoxia tisular.
En lo referente al efecto analgésico, la vasodilatación adquiere un papel fundamental, activando el drenaje  linfático que disminuye el edema y la inflamación, y por consiguiente, el dolor. Estimula la liberación de endorfinas, encefalinas y serotonina asi como mejora la funcionalidad nerviosa, aumentanto el umbral del dolor.

– Tratamientos y aplicaciones:

  • Cabeza:
    • Rinitis
    • Sinusitis
    • Otitis
    • Hematomas
  • Boca:
    • Exodoncias
    • Gingivitis
    • Periodontitis
    • Gingivoestomatitis felina
  • Cervical
    • Traqueobronquitis
    • Infecciosa
    • Discopatía
  • Lomo:
    • Espondilosis
    • Discopatías
  • Cadera:
    • Displasia de cadera
    • Dolor crónico
    • Cojera
  • Miembro anterior:
    • Granulomas por lamido
    • Pododermatitis
    • Artritis
    • Fracturas
    • Distensión de ligamentos
    • Traumatismos
    • Complejo granuloma eosinofílico
    • Mordeduras y picaduras
    • Bursitis
    • Tendinitis
  • Abdomen:
    • Cistitis
    • Enfermedad inflamatoria intestinal
    • Asma felino
  • Miembro posterior:
    • Artritis
    • Tendinitis
    • Rotura parcial de ligamento cruzado anterior
  • Perianal/cola:
    • Saculitis anal
    • Traumatismo
    • Fractura coccigea
  • Dermatitis:
    • Dermatomiositis
    • Dermatitis
    • Heridas quirúrgicas y no quirúrgicas.
    • Heridas infectadas y crónicas.
  • Rodilla:
    • Artritis
    • Tendinitis
    • Rotura parcial LCA
  • Tarso/carpo:
    • Traumatismos
    • Desgarros del calcáneo
  • Medicina interna:
    • Cistitis
    • Enfermedad inflamatoria intestinal
    • Asma felinO

CONTRAINDICACIONES

La utilización del láser terapéutico está indicado para una inmensa mayoría de situaciones, a excepción de: aplicación del láser directamente en los ojos, puede causar daños irreversibles. También está contraindicada su utilización directa sobre neoplasias y  hemorragias activas, articulaciones infiltradas los últimos 15 días con AINEs y pacientes tratados con medicacion fotosensibilizante. Así mismo se desaconseja su utilización sobre el útero de hembras gestantes y tener especial cuidado en pacientes epilépticos, evitando que estos vean la luz durante el tratamiento.

SEGURIDAD:

El láser infrarrojo es invisible para el ojo humano, el haz de luz roja que vemos durante la utilización del equipo sólo es indicativo, nos indica la zona tratada, pero no es luz laser. Al ser invisible no produce reflejo de cierre pupilar, y en el caso de sufrir exposición directa, el cristalino concentraría el haz de luz en un punto de la córnea, lo cual produciría graves daños oculares. Por ese motivo, es necesaria la utilización de anteojos de protección, con lentes específicas para bloquear las longitudes de onda del aparato. También es necesario proteger a nuestros pacientes, ya sea con las gafas especiales para can o bien con las manos o paños oscuros.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *